RESEÑA «ORFANCIA», Athos Zontini

 

 

Título: Orfancia

Autor: Athos Zontini

Sello: Destino – Planeta

Páginas: 272

ISBN: 978-958-42-5714-7

Fecha de publicación: 02/03/2017

 

 

SINOPSIS

 

Un niño demasiado delgado dentro de un mundo demasiado insípido. Un padre y una madre obsesionados con la comida: una lucha en familia que sólo puede acabar en tragedia. O en comedia, en una comedia muy negra.

«Cada día es una lucha. Dicen que crezco débil y torcido, que no soy normal porque apenas tengo un hilito de grasa encima, que los otros niños, a mi lado, parecen gigantes. Dicen que tengo que comer, que no es posible que un niño de mi edad nunca tenga hambre. Pero yo no quiero comer.»

El protagonista de Orfancia se siente perseguido por sus padres, una pareja de Nápoles que quiere verlo rollizo y feliz. Él está convencido de que, llegado el momento, todos los adultos devoran a los niños y no tiene claro que quiera acabar así. Pero la vida tiene un sabor imposible de resistir…

 

 

Para mí, Orfancia es un libro para no hacernos sentir identificados. En primera línea podemos leer una historia con humor oscuro y a veces divertido, pero entre líneas se esconde una sátira tremenda hacía las tendencias graves que padecemos en la vida real: matoneo, problemas de autoestima, vida familiar, vida escolar, problemas de peso, ineficiencia médica, maltrato animal, machismo, entre otras. Cuando digo que tal vez no nos identifiquemos con la historia es porque se trata de un niño con problemas de peso que no come porque cree que al engordar y al crecer, sus padres se lo comerán. Y cree tanto en esta teoría que hace lo que sea para no tener que comer, incluso causarse heridas para que el dolor le quite el hambre, y cuando debe comer para que lo vean comiendo, vomita lo comido.

Todavía no estoy segura de qué adjetivo usar para definir el libro porque su historia es absurda, pero también es entretenida; es decir, es una locura lo que se lee ahí, pero lees sin parar porque la necesidad de saber cuánta más hambre puede aguantar el protagonista (que es un niño de ocho años), aumenta con las páginas. Es muy complejo entender el propósito del autor al escribir este libro, no se entiende muy bien qué quería que sus lectores sintiéramos, es más, ahora mismo acabo de encontrar el adjetivo para definir el libro, y ese es, confuso, exacto, Orfancia es un libro confuso.

Con respecto al final, todavía no lo acabo de entender aunque me lo leí tres veces (no leí más porque no lo creí necesario), no sé si se lo comieron o no sus padres, ya verán cuando lo lean. Pienso que tal vez generar estas confusiones era el propósito del autor, no lo sé, pero yo sí quisiera saber de boca de Zontini la razón para escribir Orfancia. Si lo recomiendo o no, es difícil de decir, porque quizás la confusión es solo mía, a lo mejor otras personas sí lo han entendido perfectamente.

 

 

 

 


Sobre nosotros Jarhat Pacheco

Joven escritora colombiana.

No olvides comentar...