RESEÑA «LAS CHICAS», Emma Cline

 

 

Título: Las chicas

Autor: Emma Cline

Sello: Anagrama

Páginas: 344

ISBN: 978-958-8699-84-4

Fecha de publicación: Septiembre del 2016

 

 

SINOPSIS

California. Verano de 1969. Evie, una adolescente insegura y solitaria a punto de adentrarse en el incierto mundo de los adultos, se fija en un grupo de chicas en un parque: visten de un modo descuidado, van descalzas y parecen vivir felices y despreocupadas, al margen de las normas. Días después, un encuentro fortuito propiciará que una de esas chicas –Suzanne, unos años mayor que ella– la invite a acompañarlas. Viven en un rancho solitario y forman parte de una comuna que gira alrededor de Russell, músico frustrado, carismático, manipulador, líder, gurú.

Fascinada y perpleja, Evie se sumerge en una espiral de drogas psicodélicas y amor libre, de manipulación mental y sexual, que le hará perder el contacto con su familia y con el mundo exterior. Y la deriva de esa comuna que deviene secta dominada por una creciente paranoia desembocará en un acto de violencia bestial, extremo…

Esta novela es obra de una debutante que, dada su juventud, ha dejado boquiabierta a la crítica por la inusitada madurez con la que cincela la compleja psicología de sus personajes. Emma Cline construye un retrato excepcional de la fragilidad adolescente y del tormentoso proceso de hacerse adulto. También aborda el tema de la culpa y las decisiones que nos marcarán toda la vida. Y recrea aquellos años de paz y amor, de idealismo hippie, en los que germinaba un lado oscuro, muy oscuro. La autora se inspira libremente en un episodio célebre de la crónica negra americana: la matanza perpetrada por Charles Manson y su clan. Pero lo que le interesa no es la figura del psicópata demoníaco, sino algo mucho más perturbador: aquellas chicas angelicales que cometieron un crimen atroz y sin embargo durante el juicio no perdían la sonrisa… Sobre ellas  –¿qué les llevó a traspasar los límites?, ¿cuáles fueron las consecuencias de unos actos que las perseguirán siempre?– versa esta novela que deslumbra e inquieta.

 

 

Lo impresionante de leer historias de las que no sabes qué esperar porque todo el mundo habla de ellas, es que definitivamente te sorprendan. Las chicas es un libro intenso y dinámico. Es un libro que concentra en sus páginas la fragilidad de ser un adolescente, pero sobre todo, el de ser un adolescente femenino.

Cuando me obsesioné en leer Las chicas, fue por descubrir por mí misma si era cierto lo que otros decían, y aunque hay opiniones diversas ­­—unas  opiniones catalogan la historia como una obra maestra, y otras dicen que no es para tanto—, en lo personal siento que la historia no está en un punto máximo, pero sí que es muy justa y acertada. Para Emma Cline su primer libro publicado es una versión libre de la oscura historia de Charles Manson; antes de leer el libro, no tenía idea de qué iba lo de Manson, así que decidí leer Las chicas sin googlear sobre este hombre, porque de alguna manera, pensé que me iba a spoilear horrible, y de hecho, una vez terminé de leer, me fui a google, y definitivamente hay cierto grado de spoiler en la historia verdadera.

Nuestra protagonista es una chica adolescente llamada Evie, quien desorientada sobre sí misma, sobre lo que significaba ser mujer en su época, y descontenta con las cosas que se suponía debía hacer para tener la atención de los hombres, se ve atraída por la “magia” de una chica que le ofrece una vida de desprendimiento a las normas de la sociedad. Evie, quien sufre por el divorcio de sus padres, y de la lejanía de su madre que en la búsqueda de restablecer su vida, se olvida del cuidado de su pequeña hija, aprovecha esos espacios para involucrarse con las personas del rancho y se va a vivir ahí sin que su madre se dé cuenta. En el rancho Evie se encuentra con un mundo diferente, y debido al embelesamiento que le producía Suzanne, no se percataba de lo que verdaderamente sucedía en ese lugar. Russell es el líder, y la mayoría de sus seguidores eran mujeres hipnotizadas en él que hacían cualquier cosa por él.

Lo más interesante de la historia, es que no se centra en el monstruo manipulador que era Russell, sino en las chicas que lo seguían con fe ciega. Con respecto a nuestra protagonista, me gustó el hecho de que aunque Russell sí ejercía cierto poder sobre ella, no era por él que ella se quedaba en el clan, sino por Suzanne que despertaba en Evie sensaciones nuevas y agradables. Al recorrer las páginas me fui encontrado con frases muy ciertas en un mundo que ha sido machista desde el comienzo de los tiempos; Evie fue solo víctima de las ideas que el mundo se ha encargado de esparcir, y ella, en busca de liberarse, se dejó atraer por las drogas y por un clan que le proporcionaba lo que en su escuela y familia no encontraba: el clan, Suzanne, Rusell, sí la entendían y sí querían que ella fuera libre. Aunque claro, cuando Evie se convirtió en una mujer madura, entendió que no era así, que solo había sido víctima de sus necesidades y ausencias de adolescente. No revelaré más sobre el libro, pero si no conocen el caso Mason, no lean nada hasta terminar el libro. Como lo dije al principio, Las chicas no es una obran tan maestra como lo han dicho algunos, pero si me preguntan si lo recomiendo, por supuesto que sí. El libro es dinámico, concentra muy bien la psicología de los personajes, y el lenguaje usado es muy maduro, esto teniendo en cuenta que es el primer libro de una mujer muy joven. Así que con Las chicas se evidencia que usar un lenguaje maduro no requiere necesariamente ser una persona de edad avanzada.

 


Sobre nosotros Jarhat Pacheco

Joven escritora colombiana.

2 comentarios

  1. Hola!! Gracias por tu reseña! Conozco el caso de Charles Manson y es por eso que el libro me llama tanto. Aunque sé que no se concentra en él como tal, me interesa para sumergirme en la psicologia de los personajes que ha creado la autora. Me alegra que lo recomiendes, porque quiero leerlo y darle la oportunidad.
    Saludos!

No olvides comentar...