OPINIÓN «EL PRESTIGIO DE LA BELLEZA», Piedad Bonnett  

 

Título: El prestigio de la belleza

Autor: Piedad Bonnett

Sello: Debols!llo

Páginas: 204

ISBN: 9789585454026

 

 

SINOPSIS

En este conmovedor relato, calificado por la autora como una “autobiografía falsa”, una niña nacida en una sociedad que tiene un enorme aprecio por la belleza descubre que es considerada fea. Mientras Dios, la religión, la enfermedad, el amor y la muerte van emergiendo de una realidad tal vez más amarga de lo que imaginaba, la protagonista, a pesar de las incertidumbres y temores que guarda en sus entrañas, logra sortear esta percepción temprana gracias al estímulo de las palabras y a una innata e imaginativa rebeldía.

Los terrores de la infancia, la educación estricta y constreñida, el proceso de aprendizaje, la aparición de la literatura, los descubrimientos mínimos, las transformaciones del cuerpo, la salida de la casa familiar y los tropiezos del amor están narrados por la protagonista de esta historia con emotivo y sincero orgullo.

 

Fascinada, así me sentí leyendo El prestigio de la belleza. Es una historia conmovedora, apasionada, tupida de una realidad desesperante y de diversos pinchazos en contra de los cánones sociales. Ahora mismo estoy pensando en alguna novela que haya leído que se parezca un poco a su delicadeza argumentativa y a su bondad en las palabras, pero sin duda es una búsqueda innecesaria: esta obra es tan autentica y autónoma en sí misma, que no hay forma de encontrarle gemela. Me atreví a leer a Piedad Bonnett por primera vez, con El prestigio de la belleza, y aunque no sé si sus otras obras superen a esta, para mí ha sido mágica. No entiendo si se trata de su tono irónico y o de su estilo calmo de narrar, o de sus pinceladas críticas de cómo se es vista la mujer, pero he quedado encantadísima con la autora. Bravo por ella, y por mí que tomé la sabía decisión de abrir su libro ante mis ojos.

 

Mi sentimiento había mutado: lo quería, sí, pero como se quiere a alguien a quien se quiso mucho. No sólo empezaba ya a ser recuerdo, sino que mi yo se atrevió a mirarlo desde arriba, como se supone que Dios mira a sus criaturas.

 

¿Pero de qué va la historia? Una niña nace, e inmediatamente es catalogada como fea. Su madre, afanada en convertirla a lo más cercano de una niña bonita, prepara una rutina diaria de belleza para su hija al contrario de proporcionarle bases sólidas de amor propio y autoestima. Y como la niña es fea, la misma madre la educa desde muy pequeña para que aprenda a leer y escribir y explore su inteligencia para que al menos sea buena en algo. De esta forma, la niña descubre una pasión voraz por la literatura y luego, por escribir poesía.

Como siempre lo digo, no contaré más sobre la historia, pero la misma autora ha definido a la obra como una autobiografía falsa, lo que me generó un poco de confusión en el sentido de que parecía que leía la infancia de Piedad Bonnett pero al mismo tiempo no. Tengo entendido que otros de sus libros también tienen un tinte autobiográfico, y dado lo maravilloso que es El prestigio de la belleza, no dudaré en volver a leer a la autora. Estoy interesada en seguir con su poesía, y espero hacerlo muy pronto.

 

Amanda dijo, muy poéticamente: -Que luna tan hijueputa. 

 

Tenía mucha esperanza en la autora, y para nada me sentí defraudada. Me ha dado mucho más de lo que concebí antes de leerla. El prestigio de la belleza es una obra maestra, hermosa, cruel pero suave al tiempo, melancólica pero a dosis muy medidas y acertadas. No raya en narrativa viscosa y agotadora; además, te hace profundizar y hacer ejercicio de introspección en cada una de sus páginas.

Y aunque no es necesario aclararlo por todo lo que he dicho, por supuesto que recomiendo la obra porque estoy segura de que les fascinará.

Rogar en esos casos, cualquiera lo sabe, no sirve de nada. De los ruegos de otros saca el empecinado su fuerza, su oportunidad de ejercer el poder persistiendo en su negativa. 

 

Sobre nosotros Jarhat Pacheco

Joven escritora colombiana.

2 comentarios

  1. Un buen dia Jarhat, me alegra te adentraras en Piedad, a ti, principalmente a ti, considero te encantara, su poesía es bella, serena a veces, pero con un fuego de vida que de pronto te pone patas arriba las ideas. No dejes de seguir con su obra, siempre encontraras, esperanza, vida, ilusión.

    Sobre esta, cuando la leí, me llevo en ciertas partes a la cuestión del colegio de monjas donde me eduque, en su momento esto me guarde como un imaginario del libro…te habla del sentido de la belleza, de como la vivimos y estigmatizamos, como envolvemos nuestra mente y cuerpo a yugos quiza dominados por lo social, de habla de la forma de la religión obtusa,castigos inhumanos para hacernos mas humanos, es una sencillez en sus letras sin embargo hay como un espejo develando una supuesta necesidad de hacerse notar. Me encanto una cierta desfachatez, en las confesiones,cierta exageración en los relatos como una manera de reírse de si misma, y si, siendo algo autobiográfico es como una expiación propia.
    Concuerdo en que la dosis de sentimientos son equilibrados, de pronto te nace una ira, y al momento te llenas de melancolía, y las emociones que nos devela, son en la realidad el de muchos jóvenes, digo yo, que no saben como exteriorizar.

    Sigue disfrutandola…

No olvides comentar...

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.