OPINIÓN «POESÍA COMPLETA», Alejandra Pizarnik

 

Título: Poesía Completa

Autor: Alejandra Pizarnik

Sello: Lumen

Páginas: 470

ISBN: 978958863987-1

 

 SINOPSIS

 Alejandra Pizarnik es una figura de culto de las letras hispanas y una autora que se internó por infiernos raramente visitados por la literatura española. Su poesía se caracteriza por un hondo intimismo y una severa sensualidad o, en palabras de Octavio Paz, la obra de Pizarnik lleva a cabo una «cristalización verbal por amalgama de insomnio pasional y lucidez meridiana en una disolución de realidad sometida a las más altas temperaturas».

Esta edición, a cargo de Ana Becciu, incluye los libros de poemas editados en vida de la autora y los poemas inéditos compilados a partir de manuscritos.

 

Que tu cuerpo sea siempre
un amado espacio de revelaciones.
Alejandra Pizarnik

 

El alma es, en esencia, la razón de lo que somos. Nuestro cuerpo, me atrevo a decir, es una jaula que el alma convierte en casa. Una jaula habitada por millones de extensiones de emociones y sentimientos, la mayoria, ocultos hasta que algo extraordinario ocurre. Dentro de nosotros habitan desastres emocionales más devastadores que cualquier desastre natural, pero también, ocurren milagros, sucesos absolutamente mágicos y curativos, y esto, gracias a la poesía.

No es fácil sobrevivir a uno mismo, no es fácil poner tus manos al fuego sin temor a quemarlas, pero el ser humano, es, tal vez por torpeza, o por excelencia, tan arraigado a la aventura emocional, que se encamina sin saber exactamente a lo que se enfrenta, a ciertas decisiones que vuelcan toda su existencia. Por ejemplo, el descubrimiento de un nuevo libro, puede ser una aventura emocional que quizás terminé en desastre o en milagro. O tal vez, en ambos.

Cuando descubrí a Alejandra Pizarnik hace unos años, supe que necesitaba leer su obra aunque esto implicara mi destrucción. Tardé más de un año en terminar su Poesía Completa, y llevo dos años leyendo sus diarios, y lo sé, parece demasiado tiempo, pero les prometo que nunca es demasiado o poco tiempo cuando se trata de Alejandra porque el tiempo entre su obra es inexistene.

Su vida fue un descenso constante, y precisamente por ir así, nos dejó una gran obra maestra. Alejandra caía, pero al tiempo, escribía. No es fácil leer la obra de un autor con el que te identificas y saber cómo terminó su vida porque aunque es una lectura que construye, también es una lectura que destruye. Con Alejandra me sucedió que cada página leída era un recordatorio de mi sentimiento de ausencia y vacio, pero milagrosamente, era una soplo de vida, un soplo de esperanza. Existen mil formas de perderse en el vacío, pero basta una sola mano, para salvarte. Puede parecer una locura, pero la sentía a ella susurrándome que admiraba mi valentía, y yo le agradecía leyéndola muy a pesar de todo.

De su Poesía Completa debo agradecer su generosidad al dejarnos leerla en esa desnudez mítica, en esa forma de darnos su vida a manos llenas. Ella, no tuvo recelos al escribirse, y eso la convierte en eterna; lo sé, y lo sabe quien la lea y quien conozca su vida. Por mi parte, seguiré creyendo que encontré por fin a mi madre literaria, y que aunque me duela su vida, siempre volveré porque siempre valdrá un poco más la pena regresar a sus brazos. 

 

Sobre nosotros Jarhat Pacheco

Joven escritora colombiana.

No olvides comentar...

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.