OPINIÓN «MIL VECES HASTA SIEMPRE», John Green

 

Título: Mil veces hasta siempre

Autor: John Green

Sello: Nube de tinta

Páginas: 304

ISBN: 9789585643017

 

 

 

SINOPSIS

Aza nunca tuvo intención de investigar el misterio del multimillonario fugitivo Russell Pickett. Pero hay una recompensa de cien mil dólares en juego y su mejor y más intrépida amiga, Daisy, no está dispuesta a dejarla escapar. Así, juntas, recorrerán la corta distancia y las enormes diferencias que les separan del hijo de Russell Pickett, Davis.

Aza lo está intentando. Trata de ser una buena hija, una buena amiga, una buena estudiante y, tal vez, incluso una buena detective, mientras vive en la espiral cada vez más estrecha de sus propios pensamientos.

 

 

Pero empezaba a descubrir que tu vida es una historia que cuentan sobre ti, no una historia que cuentes tú.

 

Mil veces hasta siempre fue un libro que me confundió porque recuerdo que cuando leí Bajo la misma estrella, me encantó tanto que lo leí desde una tarde hasta una madrugada, pero de eso hace muchos años. El punto es que aunque sí imaginaba que a esta altura de mi vida no me sentiría como hace unos años leyendo a Green, no pensé encontrarme con algo tan básico.

Aza, nuestra principal, es una chica con un trastorno que la mantiene todo el tiempo encerrada en una espiral que no termina nunca. Básicamente la idea de saber que todo en el mundo está cubierto de bacterias, y que incluso ella misma está invadida por bacterias, no le permite abrirse a las personas, es decir, se recluye todo el tiempo dentro de sus pensamientos de ansiedad.

La historia puede parecer de primera impresión que gira entorno a la desaparición de un multimillonario (padre de Davis) en donde la policía ofrece una gran recompensa a quien proporcione información valiosa que permita que lo capturen. Así que una vez Aza es convencida por su amiga Daisy de que investiguen el paradero del desaparecido ya que ella fue amiga de Davis, el hijo, accede adentrándose en lo que sería la mayor aventura de su vida.

 

La verdad es que no lo sabía, en realidad no. Toda pérdida es inédita. Nunca puedes saber cómo sufre otra persona, en realidad no, del mismo modo que tocar el cuerpo de otra persona no equivale a tener el cuerpo de otra persona.

 

Aunque pueda parecer que la historia gira en la supuesta investigación de estas dos jóvenes para ganarse la gran suma de dinero, siento que no es así. La investigación es solo una forma de que estos tres personajes se unan para que cada uno pueda encontrar un por qué en sus vidas. Es importante aclarar que estamos hablando de jóvenes de unos dieciséis años que están perdidos dentro de sus propias espirales; cada uno tiene sus problemas, y al momento de encontrarse con el tema de la investigación, y aunque Davis es hijo del desaparecido, terminan uniéndose de una forma mística.

Resalto que se haya tocado Trastorno Obsesivo Compulsivo de Aza porque nos muestra otra cara de la moneda, nos muestra cómo se siente una persona que padece TOC, aunque sinceramente me costó entenderla en ocasiones porque sentí que estaba absolutamente encerrada en sí misma sin enterarse de que afuera de ella habían personas que la querían y que también vivían sus situaciones feas, incluso más drásticas que las de ella. Entiendo que cada quien vive sus duelos a su modo, que solo quien está sintiendo sabe qué siente, pero realmente me pareció absurdo que Aza nunca se enterase de la situación de su mejor amiga de años porque simplemente ella nunca permitió que su amiga  le contara algo. Pero también es cierto que en otras ocasiones empaticé bastante con ella, y me dolió la forma en la que se sentía porque yo a veces me he sentido así. Incluso hubo partes que debí detenerme porque me confundía leer a Aza. Aza no es un personaje fácil, sin duda alguna. 

 

Cualquiera puede mirarte. Pero muy pocas veces encuentras a alguien que ve el mismo mundo que estás viendo tú.

 

Dije en un comienzo que me pareció una historia básica, y aunque sí hubo cosas que me agradaron, la verdad es que el desarrollo y los personajes se llevan de una manera que no encanta. Es más, puedo asegurar que la lectura fue fría, y yo esperaba incluso llorar. Sí tiene una intención interesante con el tema del trastorno de Aza, lo sucedido con el abandono del padre de Davis y la situación de Daisy, pero le faltó chispa, ese algo que me hiciera realmente quebrarme porque sabía que estaba leyendo algo escrito con intención de romper, pero no me sucedió.

Para resumirles un poco, Mil veces hasta siempre es un libro que nos ofrece novedad, e intención de romper al lector, pero me quedé con una historia que no hizo estremecer a mi corazón. Me pareció un libro simple que se medio salva por determinados párrafos y frases contundentes y un poco profundas. También hubo algunos giros de la historia que me parecieron muy forzados, y sobre todo, sin lógica.

 

2.5/5

Sobre nosotros Jarhat Pacheco

Joven escritora colombiana.

No olvides comentar...