OPINIÓN «LA FIESTA DE LA SEÑORA DALLOWAY», Virginia Woolf

SINOPSIS

Recuperación de los cuentos que Virginia Woolf escribió en paralelo a La señora Dalloway en una edición exquisita, complemento perfecto para disfrutar de la novela.

Mientras redactaba La señora Dalloway, Virginia Woolf escribió siete cuentos. El conjunto es un delicioso repaso al espíritu de la fiesta, una ocasión donde se pone de relieve lo mejor y lo peor de cada cual. Al igual que se hizo con Un cuarto propio, el contenido será ampliamente ilustrado por Yelena Bryksenkova. Los dibujos se centran en el mundo de la moda, y, en esta ocasión, el libro lleva un prólogo de Bimba Bosé.

 

MI OPINIÓN

Inicialmente debo aclarar que cuando pedí “La fiesta de la señora Dalloway” en realidad quería era a “La señora Dalloway”, pero me he confundido un poco y creí que eran el mismo, así que como no me he leído a “La señora Dalloway” mi opinión será solamente centrada en los siete cuentos que leí, es decir, no podré comparar los personajes de los cuentos con los de la novela ni hacer referencias de ningún tipo (lo que también me parece valido).

Virginia Woolf irrumpe formidablemente en las líneas que hemos trazado sobre lo que es correcto mostrar a la sociedad. Esta mujer tiene una sutileza impresionante para darnos dos cachetadas en nuestra superficialidad, en nuestro aparente intelecto, y sobre todo, en el machismo de los hombres y la misma alienación de las mujeres. Los cuentos de “La fiesta de la señora Dalloway” tratan básicamente de cómo un grupo de amigos y conocidos, hacen todo lo posible por aparentar lo que la sociedad dicta que deben mostrar, es decir, la fiesta es el momento propicio para hacerse ver como los mejores vestidos, los más exitosos, los más felices, aun cuando sus vidas no marchen de la mejor manera.

Incluso encontramos que algunos personajes no logran encajar en las formas socialmente correctas, y por ello son tragados vivos por los tiburones asistentes a la fiesta, lo que me hizo reflexionar mucho sobre la actualidad.

Virginia, al escribir estos cuentos, estaba pensando en su actualidad, en cómo las personas se convertían en unos sangrientos tiburones cuando una mujer no era moralmente correcta (incluyendo si tenía o no matrimonio, si vestía bien o no, entre otras cosas), o cuando un hombre no hacía lo que un hombre “de verdad” debía hacer. Y es justo lo que sucede ahora mismo, y quizás, lo que seguirá sucediendo por muchos años sino hacemos un ejercicio de amor, respeto y empatía hacia los demás.

Un libro debe enseñarte, iluminarte, guiarte, darte algo con lo que puedas sentirte identificado, y es justo lo que “La fiesta de la señora Dalloway” hizo: muestra a una sociedad superficial, cruel, y muy machista, disfrazada de fiesta elegante y de personas alegres y sociables.

Posdata: El libro es en extremo precioso. Pasta dura, de esas que son como tela, y sobre la tela, lleva la ilustración impresa; además tiene una cubierta con la misma ilustración de la portada, solo que esta vez, en papel.

 

PUNTUACIÓN

5/5

Sobre nosotros Jarhat Pacheco

Joven escritora colombiana.

No olvides comentar...

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.