ÚNICO 14 DE FEBRERO, Jarhat Pacheco

ÚNICO 14 DE FEBRERO,
Jarhat Pacheco

Para Romi

Era demasiado inocente para entenderlo.
Era una niña con tu rostro grabado en el corazón.
No sabía de promesas
ni de infinidades amando a una misma persona,
pero te encontré sin saber que te había encontrado.
Crecí con tu nombre latiendo desesperadamente,
ahogándome con una promesa secreta de encontrarnos
nuevamente para ser todo aquello que el cielo nunca creyó.

Fui tuya en cada primavera,
en cada lluvia, en cada año,
en cada tiempo escondiéndome de la verdad.
Tú me transformaste la vida, tú me volcaste la existencia.

Te amé desde siempre,
te seguiré amando,
no importan las lagrimas que se me escapan
recordando que te tuve tan dentro,
que al destino le pareció demasiada felicidad
y nos separó así, despiadadamente.

Te recuerdo y lloro. Lloro porque te amo, porque toqué fondo,
porque te extraño, porque no olvido tu risa,
ni tus besos, ni tus chistes, y tampoco te olvido conmigo.

Cada segundo que evoco tu recuerdo,
miro al cielo y te veo sonriente,
abrazándome como aquel único 14 de febrero,
y lo sé, lo comprendo,
tú no te has ido,
nunca te fuiste.

Te quedaste tan dentro, tan aferrado a mi corazón,
que aunque sienta que me estoy derrumbando, ahí estás,
susurrándome que me amas y que también
estás recordando aquel día en el que juntos celebramos el amor.


Este poema lo escribí para una lectora de Instagram quien ganó la actividad de San Valentín. Debían contarme una historia y por medio de elección pública, ustedes debían escoger la historia que más la gustase para que yo le escribiera el poema.

Sobre nosotros Jarhat Pacheco

Joven escritora colombiana.

No olvides comentar...

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.