DEMASIADO AIRE SIN ELLA

DEMASIADO AIRE SIN ELLA

                                     A la montaña

 

Despierta la mañana y me abrazo a su ser.

En la punta de mi alma está ella y no me escondo.

Prefiero rendirme en sus brazos

aunque no entienda por qué deliro

cuando me arropo con sus faldas.

 

No importa el mundo:

me hago un lugar entre sus piernas.

 

Sus curvas contradicen los esquemas de la lógica humana.

Me invento mil formas de recorrerla,

pero mi mente es insuficiente,

mis pensamientos son inútiles.

Nunca podré disfrutar su cuerpo sin asesinar

mis sentidos en el camino.

 

Me dice “despacio”,

enloquezco.

Me dice “más rápido”,

soy un animal.

 

Olvido quién soy.

 

Atentamente me escucha respirar.

Sabe que me he convertido en lo que ha querido.

Sé que sonríe.

Sé que lo disfruta. La adoro.

Me entrego por completo.

 

Llego a la cima. Soy de ella. Gimo.

No hay aire. Fascinante sensación de vivir sin aire.

Se acabó. Debo irme.

“Regresarás”, me dice.

Sonrío. Regresaré, le digo.

 

Me marcho y vuelvo a respirar,

pero no me siento bien,

algo me golpea:

 

me sobra demasiado aire cuando no estoy con ella.

 

Autora: Jarhat Pacheco

Sobre nosotros Jarhat Pacheco

Joven escritora colombiana.

No olvides comentar...