OPINIÓN «UNA CANCIÓN SALVAJE», Victoria Schwab

 

 


Título:
Una canción salvaje

Autor: Victoria Schawab

Sello: Puck

Páginas: 410

ISBN: 9789585986275

 

 

SINOPSIS

Una canción salvaje, libro que está siendo adaptado a la gran pantalla, narra la historia de dos adolescentes que están intentando sobrevivir en un mundo en donde la violencia comienza a crear monstruos reales.

Kate Harker quiere ser despiadada como su padre. Tras cinco años en los que pasó por seis internados, al fin regresa a casa para demostrar que puede serlo.

August Flynn quiere ser humano. Pero no lo es. Es un monstruo, capaz de robar almas con una canción. Es uno de los tres monstruos más poderosos de una ciudad plagada de estas criaturas. El arma secreta de su propio padre.

 

 


—Me duele —susurró August.
— ¿Qué cosa?
—Ser. No ser. Rendirme. Resistir. Haga lo que haga, me duele.
Kate apoyó la cabeza contra la tina.
—Así es la vida, August —dijo—. Tú querías sentirte vivo, ¿verdad? No importa si eres monstruo o humano. Vivir duele.

 

La premisa de “Una canción salvaje” es fascinante, y esto es algo que cualquiera puede deducir sin siquiera haber leído el libro. La idea de que en una ciudad nazcan monstruos reales de las sombras de una persona que cometió algún acto de violencia, y que sea una obligación asesinar al humano y al monstruo, lo considero muy original, o al menos yo no había leído algo así. Lo más interesante del tema, es que son tres tipos de monstruos que nacen de tres tipos de violencia, y alrededor de esto, se forman dos bandos, una guerra y una tregua a punto del colapso. Delitos ignorados con sobornos, monstruos crecientes, un líder humano corrupto y otro líder humano idealista, cada uno con sus secretos, cada uno con sus respectivos hijos, luchas por poder, complots, muchas intrigas, pero sobre todo, la amistad entre un monstruo poderoso y una humana son el comienzo del fin de la tregua.

Diversos son los personajes, y tal vez unos siete son los que mayor peso tienen en la historia porque de ellos se desencadenan acontecimientos que van marcando puntos de giro de gran importancia. La construcción de los personajes me pareció muy bien hecha, y es tan buena, que desde el primer instante logré definir a la perfección la personalidad y el papel que tendría cada uno, es decir, me sentí familiarizada rápidamente, y poder conocer y entender a un personaje porque ha sido construido y narrado claramente, es algo que siempre se agradece.

 

 

Respecto a los personajes principales, tenemos a dos, a Kate Harker y a August Flynn. Son de bandos distintos ya que Kate es hija de Callum Harker, un líder corrupto que maneja su parte de la ciudad de manera permisible con los violentos y monstruos si pagan su respectivo soborno, y August es un Sunai, uno de los tres más poderosos monstruos de la ciudad, y fue adoptado por Henry Flynn el líder humano idealista.

Kate es rebelde pero con causa. Ha vivido lejos de su padre muchos años, de internado en internado causando estragos en cada uno de ellos. Sabe perfectamente que las personas pagan a su padre por protección y cree que está bien lo que él hace. Desprecia a Henry Flynn porque es lo que su padre hace, entonces ella también. Solo necesita demostrarle a Callum que es digna de ser su hija, pero en el fondo extraña a la vieja Kate, la que era cuando su madre vivía, y esa Kate aflora algunas veces, y cuando conoce a August, poco a poco, empieza a sentirse como antes, y se hace su amiga, hasta que descubre su secreto y todo cambia.

August nació de un acto de violencia, de uno horrible, lo que lo hace un monstruo, pero no uno cualquiera, sino uno con apariencia humano, al igual que sus hermanos. Es el tercer Sunai, uno de los hijos adoptivos de Henry Flynn, y no es de los que destrozan cuerpos ni comen carne humana, es de los que se alimenta del alma por medio de una canción que él toca. Pocas ha salido del edificio Flynn, y debido al acto de violencia de donde proviene, es tímido e inseguro, pero con un ansía enorme de demostrarle a sus padres y hermanos que puede pertenecer a las fuerzas que luchan contra los demás monstruos como lo hacen ellos. Entonces se le encomienda una misión, vigilar a la hija de Callum.

 

 

La narración de la historia es en tercera persona, lo que nos permite saber todo cuanto sucede de manera más detallada sin perder, claro está, las emociones y sensaciones de los personajes. No diré que la narración está escrita de manera simple pero tampoco es densa; tiene un toque diferencial de otras novelas que están surgiendo actualmente que se basan en la simpleza y escases de descripciones para “llegar a un público más amplio”. Aquí nos dan lo justo, sin caer en exageraciones pero tampoco sin debernos nada. Personalmente pude conectar con los lugares descritos, hacerme una idea de ellos, al igual que el físico de los personajes, y definitivamente esto se logra gracias a una buena narración.

 

 

“Una canción salvaje” me gustó bastante, pero hubo algunos detalles que me incomodaron un poco, por ejemplo que August fuese tan terco con el tema de su alimentación porque debido a eso, se desencadenaron sucesos feos, aunque claro, se lo perdono. Y lo otro es que anticipé dos o tres puntos de giro, y fue como, “vale, qué predecible”. Pero nada grave.

“Una canción salvaje” es sin duda, una introducción a la acción que intuyo se viene en el segundo libro,  y no puedo imaginar qué tan bueno pueda ser el segundo tomo de la historia si este primero fue así de impresionante. Hay mucha tela que cortar para la siguiente entrega, y aquí estaré expectante.

 

Sobre nosotros Jarhat Pacheco

Joven escritora colombiana.

No olvides comentar...

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.