NERUDA: LOS MEJORES VERSOS DE AMOR Y DESAMOR

Neruda, gran poeta chileno que marcó un antes y un después de la poesía luego de que el mundo conociera su forma de hacer arte con las palabras. Se le considera un poeta auténticamente surrealista por la originalidad en su pluma. Fue merecedor del Premio Nobel de Literatura y de otros reconocimientos honoríficos.

Neruda será inolvidable para el corazón de muchos. Su poesía, su lírica, ha sido la precursora de infinitas declaraciones de amor. Así como también, compañía de muchas almas solitarias y angustiadas por un desamor. Y como una forma de acercar a quienes todavía no conocen su obra, me he tomado la libertad de seleccionar algunos versos que son los mejores para mí. Es decir, mis favoritos. Esto no quiere decir que sean objetivamente lo mejor de su obra. Mi opinión es basada en algo subjetivo como lectora.

Ya no encantarán mis ojos en tus ojos,

ya no endulzará junto a ti mi dolor.

Pero se van tiñendo con tu amor mis palabras.

Todo lo ocupas tú, todo lo ocupas.

Yo que viví en un puerto desde donde te amaba.

Y me oyes desde lejos, y mi voz no te alcanza:

déjame que me calle con el silencio tuyo.

A veces amanezco, y hasta mi alma está húmeda.

Se fatiga mi vida inútilmente hambrienta.

Amo lo que no tengo. Estás tú tan distante.

Lee también citas de El Túnel

Puedo escribir los versos más tristes esta noche.

Yo la quise, y a veces ella también me quiso.

Ella me quiso, a veces yo también la quería.

Cómo no haber amado sus grandes ojos fijos.

Qué importa que mi amor no pudiera guardarla.

La noche está estrellada y ella no está conmigo.

Ya no la quiero, es cierto, pero tal vez la quiero.

Es tan corto el amor, y es tan largo el olvido.

No es amor, es deseo que se angosta y se extingue,

es precipitación de furias,

acercamiento de lo imposible,

pero estás tú

estás para dármelo todo.

Lee también frases de Querido Diego, te abraza Quiela

Por eso eres la sed y lo que ha de saciarla.

Cómo poder no amarte si he de amarte por eso.

Si ésa es la amarra cómo poder cortarla, cómo.

Cómo si hasta mis huesos tienen sed de tus huesos.

Y tú como un mes de estrella, como un beso fijo,

como estructura de ala, o comienzos de otoño,

niña, mi partidaria, mi amorosa.

Por eso eres sin fin, recógeme como si fueras

toda solemnidad, toda nocturna

como una zona, hasta que te confundas

con las líneas del tiempo.

Y cuando asomas

suenan todos los ríos

en mi cuerpo, sacuden

el cielo las campanas,

y un himno llena el mundo.

Amar es un combate de relámpagos

y dos cuerpos por una sola miel derrotados.

Te amo como se aman ciertas cosas oscuras,

secretamente, entre la sombra y el alma.

Te amo sin saber cómo, ni cuándo, ni de dónde,

te amo directamente sin problemas ni orgullo:

así te amo porque no sé amar de otra manera.

Antes de amarte, amor, nada era mío:

vacilé por las calles y las cosas:

nada contaba ni tenía nombre:

el mundo era del aire que esperaba.

Mi amor tiene dos vidas para amarte.

Por eso te amo cuando no te amo

y por eso te amo cuando te amo.

Y aunque sé que son muchos los versos que me hicieron falta, espero que con estos pocos se den un baño de buena poesía. No olvides compartir en tus redes sociales si te ha gustado esta entrada.

Sígueme en Instagram

Sobre nosotros Jarhat Pacheco

Joven escritora colombiana.

2 comentarios

  1. Pingback: EL AMOR QUE SABE A OBLIGACIÓN, NO ES MÁS QUE UNA CÁRCEL CON BARROTES EN FORMATO BESOS - Jarhat Pacheco

  2. Pingback: HAGAMOS UN TRATO: precioso poema de Mario Benedetti - Jarhat Pacheco

No olvides comentar...

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.