MIS FRASES FAVORITAS DE «QUERIDO DIEGO, TE ABRAZA QUIELA»

¡Hola! Este artículo de hoy es para compartirles esas frases del libro de Elena Poniatowska, Querido Diego, te abraza Quiela, que calaron fuerte en mí. La reseña de este libro ya la publiqué y si quieren leerla, nada más den clic aquí. 

1. “Siento que yo también podría borrarme con facilidad”.

2. “Ni una línea tuya y el frío no ceja en su intento de congelarnos”.

3. “Te amo. Ahora mismo siento un dolor casi insoportable en el pecho. En la calle, así me ha sucedido, me golpea tu recuerdo y ya no puedo caminar y algo me duele tanto que tengo que recargarme contra la pared”.

4. “Seguí adelante, todos los días sigo adelante, salgo de la cama y pienso que cada paso que doy me acerca a ti”.

5. “Y yo me voy metida de nuevo en mi esfera de silencio que eres tú, tú y el silencio, yo adentro del silencio, yo dentro de ti que eres ausencia, camino por las calles dentro del caparazón de tu silencio”.

6. “Después de todo, sin ti, soy bien poca cosa, mi valor lo determina el amor que me tengas y existo para los demás en la medida en que tú me quieras. Si dejas de hacerlo, ni yo ni los demás podremos quererme”.

7. “Yo ya no pido sabiduría ni fuerza, sólo un poco de calor, sólo que me dejen calentar junto al fuego”.

8. “Entonces yo rezaba, llena de amor sin objeto porque no tenía a quien querer”.

9. “Faltándome tú, me siento frágil hasta en mi trabajo”.

10. “La cosa es que no me escribes, que me escribirás cada vez menos si dejamos correr el tiempo y al cabo de unos cuantos años llegaremos a vernos como extraños si es que llegamos a vernos”.

11. “Yo te escuchaba quemándome por dentro, las manos ardientes sobre mis muslos, no podía pasar saliva y sin embargo parecía tranquila”.

12. “Y me parece que me sentiré muchísimo menos extranjera contigo que en cualquier otra tierra”.

13. “Para mí eras un torbellino físico, además del éxtasis en que caía yo en tu presencia, junto a ti era yo un poco dueña del mundo”.

14. “Si no vuelves, si no me mandas a llamar, no sólo te pierdo a ti, sino a mí misma, a todo lo que pude ser”.

15. “Pero soy tu pájaro al fin y al cabo y he anidado para siempre entre tus manos”.

 


Si te han gustado estas frases tanto como a mí, comparte en tus redes sociales.

Sobre nosotros Jarhat Pacheco

Joven escritora colombiana.

No olvides comentar...