FRASES DEL LIBRO DEMIAN, HERMANN HESSE

“Nada en el mundo repugna tanto a un hombre como seguir el camino que ha de conducirlo hacia sí mismo”. Hermann Hesse


Demian fue una novela publicada originalmente con el seudónimo de “Emil Sinclair”. El narrador de la historia es un niño que en una serie de capítulos cuenta lo que él denomina un mundo de ensueño o de luz. Lo interesante de la historia es la forma en la que Hermann Hesse, autor de Demian, revela la búsqueda del “yo interior” y cómo esta logra provocar un desgarramiento en el ser ya que se debe desprender de todo lo que se supone es falso para llegar al punto de luz anhelado. Intenté recopilar las frases que a mi modo de ver eran las más significativas o aquellas que tuvieron un mayor impacto en mi ser. Se las dejo a continuación, y si les llega a impactar alguna, no duden en compartir en sus redes sociales.
  1. “Nada en el mundo repugna tanto a un hombre como seguir el camino que ha de conducirlo hacia sí mismo”.
  2. “Si observamos bien a un hombre, acabaremos por saber de él mucho más que él mismo”.
  3. “Para alcanzar una cosa basta con que orientemos firmemente hacia ella toda nuestra voluntad”.
  4. “Cuando quieras conseguir algo de una persona y veas que conserva toda su calma al mirarla de pronto resueltamente a los ojos, puedes ir renunciando a tus deseos”.
  5. “Siempre es bueno tener conciencia de que dentro de nosotros hay alguien que todo lo sabe, lo quiere y lo hace todo mejor que nosotros mismos”.
  6. “El pájaro rompe el cascarón. El huevo es el Mundo. El que quiere nacer tiene que romper un mundo”.
  7. “El amor no era un oscuro instinto animal, como en un principio lo había yo sentido; ni era tampoco una piadosa adoración espiritual (…) Era ambas cosas, ambas y muchas más: era ángel y demonio, hombre y mujer en uno, hombre y animal, sumo bien y profundo mal. Lo deseaba y lo temía; pero estaba siempre presente, siempre por encima de mí”.
  8. “Todo lo creado en la Naturaleza, está previamente creado en nosotros, proviene del alma, cuya esencia es eternidad, esencia que escapa a nuestro conocimiento, pero que se nos hace sentir como fuerza amorosa y creadora”.
  9. “Cuando me comparaban con los demás, me sentía tantas veces orgulloso y satisfecho de mí mismo como deprimido y humillado”.
  10. “Cuando odiamos a un hombre, odiamos en su imagen algo que llevamos en nosotros mismos”.
  11. “Ya no existía para hacer versos, para predicar o para pintar. Ni yo ni ningún hombre existíamos para eso. Todo ello era secundario. El verdadero oficio de cada uno era tan sólo llegar a sí mismo”.
  12. “Aquel que sólo quiere su destino no tiene ya modelos ni ideales, amores ni consuelos. Tal es el camino que realmente debería uno seguir”.
  13. “Su voz era profunda y cálida. Yo la bebí como un dulce vino. Alcé los ojos y contemplé su rostro sereno sus ojos insondables, su boca fresca y madura, su frente despejada y majestuosa (…) Me parece como si toda mi vida hubiese estado navegando hacia aquí y por fin hubiese llegado a puerto”.
  14. “Nunca se llega a puerto (…) Pero cuando dos rutas amigas coinciden, todo el mundo nos parece, por una hora, el anhelado puerto”.
  15. “El amor no debe pedir —continuó—, ni exigir tampoco. Ha de tener la fuerza para encontrar en sí mismo a la certeza, y entonces atrae ya en lugar de ser atraído”.

Lea también frases de “La mujer rota” de Simone de Beauvoir.


Si has llegado hasta el final, me alegro mucho, eso quiere decir que la literatura nace de tus poros. Demian es un libro que recomiendo sin duda alguna. Si quisieras que alguien más leyera estas frases, comparte en los botones de abajo. 

Sobre nosotros Jarhat Pacheco

Joven escritora colombiana.

Un comentario

  1. Pingback: RESEÑA DE LA NOVELA «DEMIAN» – HERMANN HESSE – Jarhat Pacheco

No olvides comentar...