LIBROS QUE APARENTEMENTE TODOS HAN LEÍDO PERO YO NO

Holaaa. Vengo otra vez a hablar de lo único que se me da bien hablar. La vez pasada les deje una entrada (clic para leer) donde les mencioné a tres autores cuyos libros no pienso leer, y me han dado palo. Lo primero que dije en esa entrada, es que no era nada personal, que no decía que sus libros fueran malos o buenos, sino que simplemente no me apetecían. Y eso se formó en Facebook, como decimos aquí en mi país, un bochinche. Que si yo me creía más. Que una falta de respeto. Y no sé cuántas cosas más. No sé por qué las personas tienen la mala costumbre de asumir que a todo el mundo deba apetecerle las mismas cosas. Pero en fin. Me ha agradado hacer este tipo de entradas porque vamos, se descubre una faceta de las personas muy curiosa. Además, aclaro, que mi blog lo abrí fue para poder hablar desde mi punto de vista ­—muy subjetiva la mayoría de las veces—, sobre libros y cosas de mi interés. Siempre desde el respeto y la tranquilidad que me caracteriza, pienso hablar acercándome lo más posible a la verdad, repito, desde mi punto de vista.

Y bueno, una vez dada toda esta perorata, comencemos con el tema en cuestión. A ver si se entiende muy bien porque luego me están sacrificando sin siquiera leer mis argumentos. Los siguientes libros que voy a mencionar como esos libros que aparentemente todos han leído, pero que yo no, son en su mayoría libros que sí me gustaría leer, pero que por una u otra razón, no lo hago.

Saga Harry Potter, J. K. Rowling: La verdad es que aquí me ha matado la pereza y le hecho de que me vi las películas primero. A mi favor, debo decir que cuando comencé a ver las películas, no tenía ni remota idea de que eran basadas en la saga de libros. Lo supe por un primo que se los compró y lo vi, y yo como que ahs, ya para qué, ya me vi las películas. Yo estaba pequeña y perdida en otro mundo, en ese mundo donde habitan los despistados. ¿Qué si los leería? Claro, pero no sé cuándo.

Saga Crepúsculo, Stephenie Meyer: Aquí es justo decir que a parte de mi pereza de leer tantos libros de una saga que ya me vi en películas, es que además en este punto de mi vida, simplemente no quiero leerla. Yo adoro las películas, soy una tonta viéndolas, y me las repito, pero sé que al leer los libros me estresaría porque hay unos temitas con los que no concuerdo. Pero eso dejémoslo para otra ocasión.

La ladrona de libros, Markus Zusak: Bien, este libro es un exitazo en ventas, y todos lo aman. Incluso hay película. Pero no sé por qué extraña razón todavía no termino de animarme a leerlo. Ni siquiera lo he comprado, y aunque he estado a punto de hacerlo en dos ocasiones, me arrepiento y lo devuelvo.

Don Quijote de la mancha, Miguel de Cervantes: Está bien, aquí he pecado. Recuerdo que en el colegio me lo mandaron como lectura obligatoria, pero es que lo vi tan grande, mejor dicho, en mi curso lo vimos tan gordo, que todos hemos comprado la versión resumida. Sé la trama básica, pero de resto, nada. Y este sí que me lo quiero leer. Lo necesito.

Romeo y Julieta, William Shakespeare: No sé exactamente qué decir en este caso. He visto una cantidad de adaptaciones de este libro en películas, que termino dándole largas. Sé que es un clásico de la literatura, y créanme que me gusta leerlos, y seguramente termine haciéndolo, pero por lo pronto, todavía no me animo.

El niño con el pijama de rayas, John Boyne: Es que no puedo. Se me romperá el tantos millones de pedazos, que nadie podrá reconstruirlo. Me vi la película y morí ahogada en mis propias lágrimas. No pienso pasar por eso, otra vez. Así que esa es la razón por la que no lo he leído: me salvo.

After, Anna Todd: Todos hablan de este libro, bien sea de forma negativa o positiva, pero abundan más las opiniones negativas. After, según cuentan, va de una relación tóxica muy tóxica donde la mujer vale menos que nada. Entonces paso. Sin duda. No pienso darle la oportunidad. Fin.

El diario de Noah, Nicholas Sparks: Un día estaba muy deprimida y escribí en el buscador de google “Películas para llorar”, y aparece esta. Yo ni corta ni perezosa, me he puesto a verla y a chillar como tonta. Una vez terminé de verla, me puse a googlear todo lo que tuviera que ver con ella, y cuando oh sorpresa, ¡era una adaptación de un libro! Casi me muero. Esa historia merecía haber sido leída primera, y no como lo hice yo. Pero me he prometido leer el libro, algún día.

Lolita, Vladimir Nabokov: Este libro comencé a leerlo, pero me estaba traumando. Resulta que en esa época, hace muchos años, no tenía la madurez necesaria para leer una historia como Lolita, y por supuesto, todo me parecía horrible y me daba ese no sé qué que no puedo explicar. Entonces abandoné la historia. Ahora siento que es el momento de retomarla, y comenzarla de cero, con pensamientos renovados.

Drácula, Bram Stoker: Drácula es de esos personajes de los que todo el mundo hablará hasta el final de los tiempos. Ha sido inspiración de sin número de historias tanto en libros como en películas. Y a mí me encanta todo el tema vampírico, así que no ni yo misma entiendo por qué no he leído el libro madre. Incluso hace unos días estuve viendo la posibilidad de comprármelo.

Yo antes de ti, Jojo Moyes: Este libro no lo he leído porque no he querido. Una amiga casi me rogó que lo leyera, pero no quise, y me aferré a esa negativa. Luego salió la película, y como buena pecadora que soy, me la vi sin leer el libro, así, sin más. Y oh, ¡he llorado mares! Pero incluso así, no lo leeré. Me parece que me basta con la película.


Espero que les haya gustado esta entrada, y que hayan entendido muy bien mi punto. Y si quieren decirme algo, no duden dejarme sus comentarios aquí mismo en el blog o en la red social de su preferencia. También contarles que a mi libro “Te amo, y no es metáfora”, le va muy bien en amazon, y es gracias a ustedes. Les dejo una vista previa para quienes todavía no lo tienen.


Sobre nosotros Jarhat Pacheco

Joven escritora colombiana.

Un comentario

  1. y el Señor de los Anillos…?

No olvides comentar...