¿QUÉ HA PASADO CON MI NOVELA? MI EXPERIENCIA QUERIENDO PUBLICAR

La sensación de derrota, de frustración, de inutilidad, fue tremenda.

 

Muchísimos de ustedes me están preguntando qué ha pasado con mi novela, que cuándo podrán leerla, que si ya firmé contrato, entre otras preguntas del mismo estilo, y para mi propia decepción, no tengo la respuesta a sus interrogantes. Si les soy sincera, después de mi traumática experiencia al haber firmado contrato para publicar mi poemario con una editorial que me prometió el cielo pero que me dio un duro golpe en el suelo, me prometí que no iba a intentar nunca más publicar un libro. No sé cómo explicarles lo que sentí cuando tantas editoriales rechazaban publicar mi poemario porque fue una experiencia exhaustiva, pero lo que sentí cuando por fin una accedió a hacerlo y que por incumplimiento del contrato, me viera obligada a cancelarlo, fue espantoso.

 

Sus palabras me dieron alas para volver a intentarlo.

 

La sensación de derrota, de frustración, de inutilidad, fue tremenda. Lloré demasiado porque aunque sabía que era mejor no publicar con esa editorial, no podía dejar de pensar que ella era la única opción que me quedaba luego de que tantas me rechazaran. Duré semanas en un trance en el que creía que lo que escribía era basura, y que era esa la razón por la que nadie me quisiera publicar, y aunque mis conocidos y amigos me dijeran que la razón era más comercial que de calidad, para mí simplemente la derrota se remitía a la falta de talento. Esto que estoy contando, muchos lo saben por encima, pero nunca le he contado a nadie cómo me sentí en realidad en esa época. Por aquel entonces, había dejado de leer demasiados libros para concentrarme en terminar el mío, leía solo poesía y hablaba solo de poesía, y ante la ruptura del contrato y luego de que pude más o menos salir a flote, decidí desistir a mi sueño de querer publicarme y concentrarme mejor en leer y leer, que como ya se han dado cuenta, es otra de mis pasiones.

Nació entonces la idea de reseñar libros en mi blog, porque contarle a ustedes mi experiencia leyendo, me parecía fascinante y al tiempo terapéutico. Cuando comencé a reseñar libros, pude hacer contacto con algunas pocas editoriales para colaboraciones en el blog, pero en especial, hice un bonito contacto con la jefe de comunicaciones de una editorial demasiado genial, y sin darme cuenta, le estaba contando brevemente mi fatídica experiencia. Ella me dijo que por favor no me rindiera, y sus palabras me dieron alas para volver a intentarlo. Hablé de la posibilidad de volver a intentarlo con un par de amigos, y como era de esperarse, me apoyaron a hacerlo.

 

Dijo que quería publicar mi novela.

 

Logré entrevistarme con el Director de negocios digitales de una editorial, que según me informaron, era la persona encargada de publicar a quienes de una u otra forma, ejercían cierta influencia en el mundo digital; en la entrevista, yo iba por mi poemario, pero él lo descartó inmediatamente, dijo que quería publicar mi novela (le había comentado por encima de mi novela y de mi breve paso por Wattpad), y solo hasta ese entonces, caí en cuenta de que en Colombia sería imposible que una editorial publicara mi poemario, que si yo quería entrar a una, debía hacerlo por medio de la novela que no había terminado porque para mí todo lo era el poemario. Me dijo que él me publicaba la novela (casi brinco de la emoción aunque sabía que debía terminarla, pero me causó curiosidad que sin leer nada de ella, decidiera que la publicaría), pero cuando habló de la forma de publicación, me desanimé un poco porque me iba a publicar en eBook, y solo si lograba que se vendieran mil eBooks de mi novela, me publicaba en libro físico. A esta editorial, aunque es una de las editoriales con mayor influencia en España y Suramérica, todavía no le doy respuesta porque no sé qué hacer.

Ahora bien, después de esta entrevista, envié mi propuesta y mi manuscrito a otras tres editoriales. De las tres ya obtuve una respuesta. Una me dijo que leerían mi manuscrito en un tiempo máximo de seis meses, y que si no me daban respuesta pasado este tiempo, era porque no estaban interesados en publicar. La otra editorial me dijo que le parecía muy interesante todo lo que les contaba en mi propuesta, y que en un plazo máximo de noventa días, me daban respuesta. Y con la última, el editor hace unos días me comentó que ya estaba revisando mi material.

 

Y no se imaginan cuánto amo a mi novela.

 

Básicamente lo que ha pasado con mi novela es que está en un punto medio, entre se publica o no, que es prácticamente nada, pero también es prácticamente todo. Por eso les decía al comienzo que no sé qué responder porque ni siquiera yo sé qué ha pasado. Y no se imaginan cuánto la amo, porque decidí terminarla con demasiado amor, dando lo mejor de mí, tanto así, que quise que fuera una trilogía porque la historia es demasiado encantadora como para dejarla en un solo libro. Con respecto a mi poemario, ahora mismo está ahí, guardado, esperando a que cualquiera cosa inesperada suceda. Ahora bien, retomando lo de las editoriales, haciendo cuentas alegres, más o menos en octubre tendría la respuesta de la editorial que me dijo que en seis meses me contactaban dado el caso de que quisieran publicarme. Así que estoy en este mismo momento en un barco que no sabe en qué isla hará su triunfal arribo.

 

Sin ustedes, les puedo asegurar, que hace mucho ya habría guardado las alas.

 

Créanme que intenté contarles esto de la mejor forma, sin dar nombres y sin querer dañar el nombre de nadie ni de ninguna editorial. Me animé a hacerlo porque vi en un blog que una autora cuenta cómo le ha ido en su intención de publicar su saga con las editoriales, pero ella sí ha dicho nombres, y yo preferí quedarme eso para mí, ya que de esta experiencia exhaustiva de buscar editorial, he aprendido que todo tiene un tiempo específico; he conocido personas que llevaban más tiempo que yo intentando lo mismo que yo,  y por fin lo han logrado. A lo mejor, mi oportunidad esté próxima a llegar, o tal vez no. Esperemos a ver qué noticias nuevas recibo en los siguientes meses para contárselos. Termino esta entrada dándoles las gracias a los miles de lectores que se interesan en mí, y en mi libro. Sin ustedes, les puedo asegurar, que hace mucho ya habría guardado las alas.


Sobre nosotros Jarhat Pacheco

Joven escritora colombiana.

No olvides comentar...