MIS MANÍAS COMO LECTORA

Manías de Jarhat

Las personas que me han seguido de cerca, saben de mi pasión por la lectura, y de cómo disfruto iniciar un nuevo libro. Y son esas mismas personas quienes me han preguntado por aquellas manías que tengo como lectora habituada. Esta semana pensando en las próximas entradas del blog,  creí que sería muy interesante hablar sobre mis manías al leer, y compartirlas con ustedes para que a su vez, me compartieran las suyas. He clasificado diez, tal vez las más repetitivas e inevitables en mi caso. Si se sienten identificados, no duden en compartir este artículo con sus amigos.

Huelo las páginas de cada libro

Subrayar frases es indispensable para mí. Es una manía que no puedo controlar, va mucho más allá de mi control. Señalar las frases me hacen sentir que en cualquier momento de la vida volveré a ese libro sabiendo que esa frase me marcó de alguna manera. Además, amo leer citas de libros, por ello es que intento irles dejando algunas de mis lecturas.

En la primera página del libro escribo mi nombre, fecha en que lo inicio y lo termino. Lo hago pensando que en el futuro alguien tendrá uno de esos libros en sus manos y sabrá que fui yo que lo leyó. Me hace sentir bonito pensar en ello; muchos creerán que es una tontería, pero en verdad es muy importante creer que una parte de mí será parte de alguien más.

Escribo respuestas a los personajes o a mí misma (en el libro) al instante que un párrafo o cita me hace querer hablar. Es una forma de desahogarme y de liberar tensión en medio de los acontecimientos que se dan en la historia, o en el caso de la poesía, cuando me siento muy identificada o contrariada.

¿Cuáles son sus manías?

Los post-its se conviertieron en mi mejor aliado a la hora de saber exactamente cuál fue la página en donde subrayé una frase. Son prácticos y cero dañinos con las páginas del libro.

Todo es un marcapáginas para mí. Una peinilla, una media, una liga de cabello, una hoja vieja, o los separadores que se consiguen en librerías. Cualquiera está perfecto si me ayuda a marcar la página por donde voy.

Adoro publicar opiniones en redes sociales, así fue que inicie con las reseñas. Una cosa llevó a la otra, y ahora hago hilos en twitter, historias en instagram, y evidentemente, las reseñas que escribo en este blog. Publicar las opiniones de los libros es por diversas razones, entre ellas motivar a otros a leer, expresar mi gusto o disgusto con un libro. Y también por el mero placer de difundir un libro.

No puedo leer con música, soy de las que necesita solo leer. He intentado con instrumentales, pero no, no funciona conmigo. Prefiero hacerlo en absoluto silencio. Lo que suelo hacer a veces, es una pausa, y en esa pausa, ver algún vídeo o escuchar algunas canciones, pero eso sí, sin estar leyendo al tiempo.

No puedo leer con música

No puedo iniciar mi lectura sin un lápicero en la mano. El lápicero cuando leo, es una extensión de mí, forma parte de mí, es mi complice en mi aventura con el libro. Algunas personas no soportar rayar las páginas, pero yo no soporto no hacerlo. Un libro es un diario, porque siempre tengo la necesidad de exteriorizar bien sea subrayando citas o escribiendo cualquier cosa.

Huelo las páginas de cada libro sin importar si es nuevo o usado, si se ve viejito o muy sucio, yo tengo que olerlo y no puedo explicar exactamente por qué. Es de esas manías que adquirí sin darme cuenta y ya no la puedo dejar.

Sí me desvelo leyendo, incluso cuando tengo que despertar temprano. No es algo que repita cada noche, pero cuando no lo puedo evitar, lo hago. No se los recomiendo si deben despertarte muy temprano. El sueño que da es fatal, aunque claro, nunca me he arrepentido. Si me desvelo por un libro es que vale muchísimo la pena.

Y estas han sido las manías más repetitivas que tengo al leer. Ahora cuéntenme las suyas.

Sobre nosotros Jarhat Pacheco

Joven escritora colombiana.

No olvides comentar...

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.