¿DEBEMOS VER O NO LA SERIE “POR TRECE RAZONES”?

¿Son estúpidas las razones para suicidarse?

 

¿En algún momento de sus vidas han intentado suicidarse o han concebido la idea de hacerlo sin llegar realmente a intentarlo? Porque está bien, se ha dicho que “Por trece razones” no aborda el tema como es debido, pero también se ha dicho que sí lo aborda de buena forma, entonces, independientemente de si han tenido pensamientos suicidas o no, la serie despierta nuestra conciencia y además, diversas opiniones, y por esto quiero hablar de mi opinión, ojalá, que claramente.

Para hablar del tema, me enfocaré en lo que ha sido de mayor polémica: las razones de Hannah. ¿Son estúpidas las razones para suicidarse? No son estúpidas las razones de Hannah, ni las de ninguna otra persona, ¿que por qué?, la razón es básica, y es que cada ser, cada persona, asume y vive y sufre su vida de diferente manera. Intentaré no dar spoiler, pero es preciso decir algunas cosas de la serie para que me entiendan.

 

 

Una foto es poderosa, ¿lo sabían? Las dimensiones, la magnitud, la fuerza que obtiene una foto es indetenible cuando la mostramos al público. A veces ese poder contenido en una imagen es favorable, beneficioso incluso para una comunidad que pide ayuda porque sus niños no tienen dónde estudiar, por ejemplo. ¿Pero qué sucede si esa foto es un desnudo? ¿Qué sucede si esa foto es la foto de una menor de edad a la que se le expone alguna parte intima? Ahora bien, ¿qué sucede cuando esa foto viene acompaña de mensajes machistas y sexistas atacando a la adolescente?  Esta foto ha llegado a la luz, y el mundo se viene encima para quien lastimosamente es la protagonista. Muchas mujeres han sido victimas de esto, y quizás algunas no lo tomaron demasiado mal, pero sé de casos en donde la mujer descubre que de repente su vida ha dejado de importar, que una vez expuesta de esta manera, ya nadie la tomará en cuenta, que nadie la respetará, que lo mejor sería no vivir para descubrir que el mundo todavía podría ser peor con ella.

Ahora bien, a Hannah no solo le sucede esto, sino que a su vida se suman una cadena de aparentes hechos insignificantes que una vez metidos bajo la misma bolsa, pesan demasiado. No es lo mismo ir a hacer el mercado del mes en familia, en donde cada integrante asume la responsabilidad de cargar con una bolsa, que ir uno solo y verse en apuros para poder cargar con todo el peso. A Hannah esto le pasó, y no con el mercado de su casa, le pasó con el bullying, con la estigmatización, con el acoso, con la cosificación. ¿Qué nos garantiza que una persona se suicide o no por culpa de las cosas que vivió la protagonista de la serie? Nadie lo hace, nadie nos puede decir “ella no lo haría”, o “ella sí lo haría”. No sabemos, no somos capaces de saber qué tanto es capaz de hacer una persona desesperada. Podría enumerar una a una las razones, pero no tiene sentido hacerlo. Al dar mi opinión tan solo espero que entiendan que una persona profundamente afectada puede llegar a creer que desaparecer para siempre es la única forma de dejar de sentir dolor, y sin que lo notemos, puede estar considerando el suicidio. Por mi parte pienso que es una estupidez creer que las razones para suicidarse son estúpidas. Solo quien ha estado al vilo de pensamientos suicidas sabe que a veces la vida parece no valer nada, y que lo que no vale nada, se tira a la basura.

 

 

Quizás para unos no sean suficientes las trece razones de Hannah, pero entiéndase bien que esas no tienen que ser sus razones, son las de alguien más. Y que como Hannah, hay muchas niñas o niños que se han identificado con su caso, ¿y qué estamos haciendo para ayudar y para que no se sientan abandonados? Nada, no hacemos nada, solo nos burlamos o los rechazamos de manera indirecta al menospreciar las razones de la serie. ¿Qué sentirá un hijo con pensamientos de este tipo al escuchar que sus propios padres consideran a Hannah una niña tonta por suicidarse por “tan poco”? A lo mejor y prefiera acelerar el final fatal, o a lo mejor no, no sabemos, pero decía mi abuela cuando me daba el purgante para los parásitos, “no sé si tengás parásitos, pero si no los tenés, no pasa nada, pero si sí, ¡aleluya, te hemos salvado de ellos”.

“Por trece razones” no da un ejemplo duro, cruel y sí, muy real de lo que sucede en muchos colegios, en muchas universidades, incluso, en empresas con personas adultas. Para Hannah fue demasiado tarde, y aunque quiso apelar a una última esperanza de vida, la perdió, pero por favor, que no sea demasiado tarde para alguien más. Respetemos, fomentemos la discreción, la tolerancia, la igualdad, la sana convivencia. En lo personal considero que aunque “Por trece razones” sea un relato estremecedor, debería ser visto por sus hijos adolescentes en compañía de sus padres, y que de forma sensata y abierta, se aborden los temas y las razones expuestas en la serie. A lo mejor pueda ser juzgada por dar mi opinión, pero es lo que siento, es lo que creo debería decir.


Lee reseña del libro “Por trece razones”. Si quieres leer más artículos como este, suscríbete con tu correo electrónico.

Sobre nosotros Jarhat Pacheco

Joven escritora colombiana.

2 comentarios

  1. mohamet pacheco

    hola jarhat, soy yo de nuevo por tus blogs, el otro día quise ver este articulo pero no pude cargarlo, en fin, vi la serie, ayer la termine y de pura suerte volví a dar con esta entrada y coincido con tu opinión, ninguna razón es estúpida si logra que una persona se sienta como hannah, sin embargo no es nada bueno que lleguemos a esos extremos por toda la desgracia que lleva consigo.

    • Ese es el punto. Si una persona se siente como se sintió ella para llegar a suicidarse, por supuesto que las razones no son estúpidas, son peligrosas, que es distinto. Y evidentemente la idea no es llegar a ese punto, pero se llega. Saludos Mohamet, me alegra que estés por aquí.

No olvides comentar...